Eli Cohen, celebre espía israelí

Fue reconocido como uno de los más exitosos espías de los tiempos modernos. Nacido en Alejandría, Egipto, de padres judíos sirios de Alepo.

Foto: Wikipedia – Dominio Público

Contribuyó a actividades proisraelíes en su país en los años 50, pero la parte más importante de su carrera comenzó cuando fue reclutado por la inteligencia militar israelí en 1960. Se le dotó de una identidad falsa como un árabe sirio que volvía a Siria tras vivir en Argentina. ​ Para establecer su coartada, Cohen se fue a Argentina en 1961 y al año siguiente se mudó a Damasco. Durante los siguientes años, usando el apodo de Kamel Amin Tsa’abet (pronunciado habitualmente como Sa’bet o Tha’bet), Cohen se ganó la confianza de varios militares sirios y oficiales del gobierno, y envió mensajes de inteligencia a Israel por radio, cartas secretas y, ocasionalmente, visitando Israel en persona.

Su logro más famoso fue su viaje a las fortificaciones sirias de los Altos del Golán. En 1964 su control fue transferido al Mossad como parte de la reorganización llevada a cabo en los sistemas de inteligencia israelíes.

Monumento en su honor en el Monte Herzl, Jerusalén – Foto: Tamar Iardeni – Wikipedia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En enero de 1965 fue hallado in fraganti por expertos soviéticos enviando mensajes de radio y por este hecho fue condenado por espionaje. A pesar de los esfuerzos internacionales para que Siria cambiase la sentencia de muerte, incluso del Papa Pablo VI, ​ acabó siendo ahorcado públicamente en la plaza de Marje de Damasco. Su cuerpo se mantuvo colgado durante seis horas, con un cartel en el que se describían sus “crímenes” y su “servicio al enemigo”. ​

Al día de hoy, Siria rechaza devolver los restos de Eli Cohen a su familia para un entierro en Israel. ​

Cohen hizo amistad con generales de alta graduación. Después de que Hafez se convirtiera en primer ministro, Eli Cohen fue considerado como un potencial candidato a viceministro de Defensa sirio.

A pesar de que la historia puede ser apócrifa, muchos dicen que Cohen sugirió que se plantaran eucaliptos alrededor de los búnkeres militares sirios y de los morteros en los Altos del Golán que apuntaban a Israel. De esa manera, Cohen arguyó que esos árboles proporcionarían cobertura natural para los puestos avanzados. Después de que esta sugerencia fuese llevada a cabo por los militares sirios, Cohen envió esta información a Israel, cuya aviación -usando estos árboles recién plantados como guía- destruyó fácilmente la mayoría de las bases durante la Guerra de los Seis Días.

Cohen también conoció un importante plan secreto sirio para tener tres líneas de búnkeres y morteros, unos al lado de los otros, para engañar a los militares israelíes, que sólo sabrían de uno cada vez.

Mientras se encontraba en Siria, Eli Cohen fue capaz de colectar amplia información sobre los pilotos de las Fuerzas Aéreas Sirias, incluyendo sus nombres y códigos reales e información de sus familias. Según su hermano y compañero del Mossad, Maurice Cohen, el objetivo sirio de Eli Cohen era el tercero en la línea de sucesión para convertirse en presidente de Siria cuando fue descubierto. ​

Es considerado un héroe en Israel porque sus logros de espionaje fueron un factor decisivo en el resultado de la Guerra de los Seis Días. El libro Un espía que llegó de Israel escrito por el periodista israelí Ben Dan, relata su testimonio desde su reclutamiento en el servicio secreto de Israel hasta la forma en que fue ganándose la amistad y confianza de los altos mandos sirios, finalmente es descubierto y llevado a juicio en donde le dictan condena de muerte. La película The Impossible Spy está basada en su vida. En el año 2019, Netflix estrenó una miniserie basada en su vida titulada El Espía y protagonizada por Sacha Baron Cohen (Borat) en el papel de Eli Cohen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com